EL RESTAURANTE

Desde su apertura en Abril de 2003, el sabor de lo auténtico ha sido el lema de ésta casa de comidas que desde entonces ha sabido posicionarse como un referente de la gastronomía tradicional y de la cocina de mercado en Castilla- La Mancha. Avales no le faltan. El mismísimo Santi Santamaría dijo de La Fonda de Alberto que “sus platos nos llevan a otro planeta, con alimentos que, cual monumentos culinarios, configuran un patrimonio cultural”. Situada en pleno corazón de La Mancha, esta fonda combina a la perfección tradición, creatividad y renovación.

LA COCINA

Basada en la tradición culinaria de la cocina castellano-manchega, llena de matices de la tierra, cocina arraigada en el terruño como la definió Santi Santamaría, conjuga a la perfección los platos de antaño con las presentaciones más vanguardistas, basada en la sencillez de unos productos de máxima calidad marcados por la temporada. Su amplia y variada oferta incorpora platos tan quijotescos como el tiznao o los galianos, en contraste con el mejor jamón de bellota y los pescados, mariscos y carnes tan frescos como en las mejores plazas de Madrid. Destacan su foie de pato de elaboración propia, la perdiz de tiro escabechada o los boletus con mollejitas de cordero, sin olvidar las patatas revueltas con huevos y chistorras.

EL CHEF

Ezequiel Ciorraga, vasco afincado en la meca del vino, tan discreto como eficaz, es el responsable de nuestros fogones desde que hace ya más de 12 años se incorporara a la apertura del Restaurante después de una dilatada trayectoria profesional; lo mismo pone al punto una merluza del Cantábrico que el chipirón, el rape o las cocochas al pil-pil, dando un punto magistral a la paletilla de lechal, al solomillo de ciervo macerado en vino, el magret de pato y el mejor entrecot o chuletón. Ganador del 2º Premio del V Concurso de Gastronomía Tradicional de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ha colaborado en numerosas ocasiones con el programa de TVCLM “Miel sobre ojuelas”.